ATB RADIO

EN VIVO

ATB Digital
Noticia del DiaSociedad

Se rememoran a líderes sociales y artistas en mesas de Todos Santos de diferentes instituciones

La Paz, 2 de nov 2023 (ATB Digital).- Las mesas tradicionales de la fiesta de Todos Santos se instalan en espacios privados y públicos de todo el país. En La Paz, las ofrendas de los diferentes niveles de Gobierno recuerdan especialmente a líderes revolucionarios y a artistas.

Según las costumbres nacionales, cada 1 de noviembre las almas de aquellos que ya no están vuelven. Se preparan para ellos mesas que buscan recibirlos con todo aquello que solían comer en vida. La mesa preparada en el Ministerio de Culturas, Descolonización y Despatriarcalización no solo tenía las representaciones de personas y animales —tantawawas— que son tradicionales de esta fiesta, sino también muchas flores y productos representativos de las diferentes regiones del país.

“Hoy por tercera vez estamos realizando un mast’aku —que es como se denomina a estas mesas— con los tres pisos ecológicos que tiene el país. Está el altiplano, los valles y el oriente boliviano, obviamente recordando siempre las almitas de nuestros líderes que han estado luchando en sus momentos históricos en defensa de las naciones indígenas”, explicó el viceministro de Descolonización y Despatriarcalización, Pelagio Condori.

En el altar estaban representaciones de Bartolina Sisa, Silvia Lazarte, Orlando Gutiérrez, entre otros personajes cuyas luchas se busca recordar, ya que han forjado el presente del país.

“Esta es una fiesta en la que la comunidad recibe contenta a los que ya no están. Hay alegría, juegos y se comparte chicha y la comida que les gustaba a los difuntos. Comienza un tiempo oscuro, en el que empiezan a sonar las melodías de los pinquillos y la moseñada para pedir lluvia para que continúen las actividades agrícolas”, comentó la autoridad, quien también dijo que la pinquillada es el elemento favorito suyo de este tiempo que comienza.

La mesa preparada en el Ministerio de Culturas, Descolonización y Despatriarcalización incorporó productos de los valles, el altiplano y el oriente.

La mesa preparada por la Gobernación de La Paz cubrió más de una pared del salón principal de esta institución. Aquí, el gobernador Santos Quispe le rindió homenaje a su padre, Felipe Quispe, conocido como el Mallku, cuando se cumplen tres años de su muerte.

“Este es el tercer año, nos toca despedirnos y por eso tenemos que hacer los esfuerzos para que la mesa sea la más grande que hayamos hecho”, aseveró.

En la mesa, además de figuras en miniatura, pan, tantawawas, fruta, flores y velas, también se pueden ver las imágenes de Túpac Katari y Bartolina Sisa.

“Antes no podíamos ser concejales, alcaldes, menos diputados, porque solo había una clase social que accedía a estos cargos públicos. Desde que ingresó mi padre ha llevado esa costumbre a la Cámara de Diputados. Él organizó el primer armado de mesa. Incluso llevamos pinquillada e hicimos bailar a la gente, que se sorprendió mucho. Ahora cada institución tiene una mesa”, narró.

En el hall del Palacio Consistorial, donde se llevan a cabo las sesiones del Concejo Municipal de La Paz, la música ya alerta a los visitantes de que allí se prepara una mesa.

“Estamos escuchando alma-pinquillos, la música que se toca en el altiplano para llamar a las almas. Nuestra mesa ya tiene todos los elementos importantes que se utilizan tanto en las zonas rurales como ahora en la ciudad”, afirmó el concejal Javier Escalier.

En esta mesa, el sincretismo de la cosmovisión andina junto a la Iglesia Católica, de la que muchos paceños son profesantes, se hace visible con una imagen del Cristo del Gran Poder, una advocación a la que se le dedica una de las fiestas folklóricas más importantes del país.

Además de recordar especialmente a Orlando Gutiérrez, dirigente sindical, en esta mesa se privilegió a los artistas que han partido recientemente, como Gastón Ugalde y Franz Chuquimia Coronel, además de Rosario Vera, la estudiante paceña que murió por complicaciones debido a una intoxicación en su unidad educativa.

Milton Eyzaguirre, investigador y jefe de la Unidad de Extensión del Museo Nacional de Etnografía y Folklore (Musef), detalló en una entrevista en Bolivia TV que esta fiesta busca recordar a los ancestros.

“Estos se convierten en una suerte de dioses de segundo orden y comunican a los seres humanos con otras deidades. En noviembre comienza un periodo relacionado a las illas, por eso hacemos pan en forma de seres humanos, en pequeño, y toda esta etapa está conectada a la fertilidad”.

El experto comentó que, a diferencia de la religión católica y las culturas europeas, las almas llegan para trabajar, para traer lluvia y permitir la multiplicación de las personas, los animales, las plantas y la abundancia minera. Época que solo culminará después de las fiestas del Carnaval.

(Ahora El Pueblo)

Noticias relacionadas

Alcaldía de El Alto anuncia estrictos controles en los cementerios

Artistas tradicionales participan en la exposición Ruraq Maki de Perú

Claudia Cuarite

Instagram se renueva con mejoras y novedades para creadores

Paola Ticona