ATB RADIO

EN VIVO

ATB Digital
Columnistas

Trump avanza para vencer a Biden, pero ¿qué cambia?

Ya no se trata de discutir si Donald Trump ganará los caucus del Partido Republicano, sino cuánto tiempo más le llevará estar solo en la carrera, ya que De Santis se ha rendido y ahora sólo queda Haley.

Una semana después de aplastar a la competencia en los caucus presidenciales republicanos de baja participación en Iowa, el expresidente Donald Trump derrotó rápidamente a la exembajadora de la ONU Nikki Haley, su última gran rival para la nominación republicana el martes pasado, en la feria de New Hampshire.

Los expertos predijeron que Trump ganaría las primarias pocos minutos después del cierre de las urnas finales en New Hampshire. Sin embargo, estas primarias tuvieron una participación récord, a pesar de algunos informes de bajas expectativas entre los votantes sobre la votación. En este contexto, existe una gran posibilidad de que ésta sea la primaria presidencial menos disputada de la historia reciente. Donald Trump está en camino de asegurar la nominación republicana después de solo dos estados.

Sin embargo, incluso con el favoritismo de Trump, las elecciones presidenciales generales se basan en una contienda demencial: Trump podría ser juzgado y eventualmente condenado por supuestamente intentar anular las elecciones de 2020, o por ocultar información gubernamental confidencial. Él y el presidente Biden son los dos presidentes con más años de servicio en la historia moderna. Y el Tribunal Supremo podría alternar la inercia con varias decisiones que podrían ser importantes de cara a las elecciones.

Una condena relacionada con las elecciones podría alienar a los votantes que se inclinan por Trump, sugieren algunas encuestas. Pero existe la posibilidad del efecto contrario, situándote a ti como víctima. Incluso si es declarado culpable durante la campaña, Trump podría postularse para presidente; No hay nada en la Constitución de los Estados Unidos que lo impida. Ésta es la situación actual en las elecciones para liderar el Partido Republicano tras contar los delegados de New Hampshire: Trump con 32; Halley con 17; DeSantis, que abandonó, con 9, y Ramaswamy, que abandonó, con 3. Los delegados necesitaban ganar: 1.215. Delegados restantes: 2.368.

En una entrevista con la periodista estadounidense Brooke Singman tras su victoria, Trump dijo estar “muy honrado” por el apoyo que recibió de los votantes y declaró que el Partido Republicano estaba “muy unido” detrás de su candidatura. Cuando el periodista bromeó sobre si pensaba que Haley suspendería su campaña, dijo: “No lo sé. Ella debería hacerlo”. Continuó: “Debería hacerlo, porque de lo contrario tendremos que seguir desperdiciando dinero en lugar de gastarlo en Biden”, dijo Trump. “Si ella no se rinde, tendremos que desperdiciar dinero en lugar de gastarlo en Biden, que es nuestro enfoque”.

La historia reciente muestra que Trump, que ganó la primera primaria del país en New Hampshire por 10 puntos sobre Nikki Haley, es el primer candidato republicano en ganar elecciones competitivas en los caucus de Iowa y en las primarias de New Hampshire desde 1976. Trump superó fácilmente a Haley entre los republicanos registrados. (+42 puntos). Haley venció a los políticos moderados por 24 puntos, mientras que Trump venció a los votantes que se describen a sí mismos como “algo conservadores” por el mismo margen (+24 puntos). Subió su puntuación entre los votantes muy conservadores (+68 puntos).

Trump continúa la tendencia ascendente, mientras el senador John Cornyn, republicano por Texas, dio su respaldo al expresidente tras su victoria el martes, escribiendo en las redes sociales: “He visto suficiente. Para derrotar a Biden, los republicanos deben unirse detrás “Un solo candidato, y está claro que el presidente Trump es la elección de los votantes republicanos”. Pronto se unió a Cornyn la senadora Deb Fischer, republicana por Neb, quien también apoyó la candidatura del expresidente de enfrentarse al presidente Biden para la Oficina Oval y escribió: “Respaldo oficialmente a [Trump] para presidente. Es hora de que el [GOP]  para unirnos y hacer de [Biden] un presidente de un solo mandato”.

Un gran número de republicanos pidieron al partido “unirse”, “unirse” y “unirse” en torno a Trump. Entre ellos: Sens. Rick Scott (Florida), Josh Hawley (Missouri), Mike Braun (Indiana) además del ya mencionado John Cornyn (Texas). Virginia Foxx de Carolina del Norte, Byron Donalds de Florida, Kevin Hern de Oklahoma y Kelly Armstrong de Dakota del Norte; y la gobernadora Sarah Huckabee Sanders de Arkansas. También en esa lista estaba Ronna McDaniel, presidenta del Comité Nacional Republicano, que es oficialmente neutral en las primarias. McDaniel dijo en una conferencia de prensa que el partido debería “unirse en torno a nuestro eventual candidato, que será Donald Trump”.

Nikki Haley representa sólo a quienes no quieren a Trump, un grupo cada vez más reducido, que sabe que no tiene ninguna posibilidad de ganar, pero que puede estorbar retrasando la elección final, mientras que el demócrata Biden ya tiene la candidatura garantizada. Haley ha recaudado 1,5 millones de dólares en recaudación de fondos desde que el gobernador de Florida, Ron DeSantis, abandonó la carrera el domingo y cuenta con el apoyo de los multimillonarios de Wall Street Stanley Druckenmiller, Henry Kravis, Ken Langone y Cliff Asness para mantener su campaña en marcha.

“Ahora todos habéis oído lo que se dice entre la clase política. Se están desesperando diciendo que esta carrera ha terminado. Bueno, tengo noticias para todos ellos: New Hampshire es el primero en el país. No es el último en el Esta carrera está lejos de terminar”, dijo la ex gobernadora de Carolina del Sur, Nikki Haley, después de otra derrota.

Las encuestas actuales muestran lo contrario: los datos de Carolina del Norte, uno de los próximos y decisivos plenos, apuntan a un 63,3% para Trump y sólo un 24,9% para el exgobernadora (https://projects.fivethirtyeight.com/polls/president-primary- r/2024/south-carolina/).En cuanto al choque presidencial de noviembre, Ipson/Reuters del 22 al 25 de enero muestra a Trump con el 40% y a Biden con el 34%(https://projects.fivethirtyeight.com/polls/president-general /).

Shawan Jabarin, director general del grupo palestino de derechos humanos Al-Haq, dijo que la guerra de Israel en la Franja de Gaza no sería posible sin el apoyo de Estados Unidos y declaró: ¿Cuándo será suficiente? ¿Será lo suficientemente alto como para que el presidente de Estados Unidos, Joe Biden? ¿Poner fin a su inequívoco apoyo militar y diplomático a Israel? “¿Cuántos civiles palestinos tendrán que ser asesinados antes de que él diga: ‘Esta cifra es suficiente’? ¿Cuántos? ¿Dos millones de palestinos? ¿Un millón? 700.000? Sería bueno si pudiera decirnos qué número despierta su conciencia humana”.

Trump a diferencia de Biden tiene buena relación con el ruso Vladimir Putin y el chino Xi Jinping, esta realidad le ayuda mucho. Aunque Donald Trump es el gran favorito para ganar las elecciones de este año en Estados Unidos, no hay que olvidar que Estados Unidos tiene un poder interno moderador que impide grandes cambios. La pregunta que surge es la existencia de diferentes formas de gobernar, Trump probablemente haría el mundo más pacífico, Biden tiene un mejor enfoque sobre el tema de la migración. Pero no olvidemos que un estadounidense siempre piensa en “Estados Unidos primero”. El mundo necesita dar el siguiente paso para obligar a Estados Unidos a cambiar sus tratos. La multipolaridad es una opción que, a pesar de haber sido verbalizada, aún necesita ser construida. Los conflictos entre Israel-Palestina, Ucrania (léase EEUU/UE), con Rusia y la unificación de China pueden resolverse o no, dependiendo de quién sea el próximo presidente estadounidense.

Joe Biden tiene varios problemas: los negocios de su hijo en Ucrania que lo involucran, la lentitud de pensamiento, la falta de capilaridad y ahora la responsabilidad por los ataques desproporcionados a Gaza por parte de su aliado Israel. Existe la posibilidad de que un tribunal estadounidense ordene a Biden que ponga fin a la “complicidad” en el genocidio de Gaza. Una demanda pide al tribunal que ordene al presidente Joe Biden poner fin a la asistencia de Estados Unidos a Israel que permite el presunto genocidio en Gaza. A pesar de las críticas generalizadas, el presidente estadounidense Joe Biden continúa brindando apoyo inequívoco a Israel en medio de la guerra en Gaza. Esto podría debilitarlo aún más electoralmente, ya que vivimos en tiempos de enorme gravedad para Estados Unidos, ya sea en Ucrania, Palestina, Yemen, Irak y su eterna rivalidad con Irán.

Noticias relacionadas

El INE y los gobiernos indígenas coordinan las acciones operativas para el Censo 2024

Claudia Cuarite

Una ciudad de EE.UU. da vodka gratis a alcohólicos sin hogar para “mejorar su salud”

Claudia Cuarite

Inseguridad en la zona San Sebastián: Proliferan lenocinios, drogas y delincuencia

Claudia Cuarite